Un gran remedio: AGRADECIMIENTO

Un gran remedio: AGRADECIMIENTO

¿Te sorprende el título? Pues te voy a proponer que en estos momentos utilices la gratitud. ¿cómo te encuentras cuando agradeces? Qué energía más bonita se crea, ¿no? El cuerpo está más relajado, abierto, con ganas. Gracias, gracias, gracias.

Estamos en un momento muy especial de la historia de la humanidad. Prácticamente en todo el planeta estamos confinados en nuestras casas para protegernos y evitar el contagio, sobre todo de las personas más vulnerables, del famoso COVID19.

Los medios de comunicación no hacen más que repetir las estadísticas de contagio, de muertos, y hacen que el virus no esté solo sino que venga acompañado por unos grandes ayudantes, el miedo, la preocupación, la ira, el aburrimiento, la impaciencia, etc. ¿Y cómo contribuyen? Con todo eso es difícil mantener la calma, nuestro organismo se altera y nos metemos en una espiral cada vez más negativa. Además el sistema inmune se debilita por lo que nos volvemos más vulnerables a cualquier enfermedad.

Como decía Einstein «un problema no se puede solucionar en el mismo nivel de conciencia en el que se creó», por tanto, para solucionar la situación en la que estamos es importante subir nuestro nivel de vibración. Y para ello una gran herramienta que tenemos en nuestra mano es el agradecimiento.

¿Y qué puedes agradecer? te puedes preguntar. Pues te voy a proponer otra pregunta, imagínate que todo aquello que no agradeces mañana por la mañana ha desaparecido. ¿Qué te quedaría?

Y te voy a contar un pequeño cuento, se trata de un genio, disfrazado de mendigo, que fue a ver a un zapatero que siempre se estaba quejando. Le pidió una limosna, a lo que el zapatero respondió ¡yo también soy pobre, y estoy cansado de que todo el mundo pida y nadie quiera dar!

Entonces el mendigo le dijo que era un gran genio y le ofreció todo lo que él quisiera, dinero incluido. Y continuó: «Puedo darte 10 millones, pero a cambio de tus piernas»

«¿Para qué quiero yo 10 millones si no voy a poder caminar, bailar, moverme libremente?», dijo el zapatero.

Entonces el genio replicó: «Está bien, te podría dar 100 millones, a cambio de tus brazos».

El zapatero le contestó: «¿Para qué quiero yo 100 millones si no voy a poder comer solo, trabajar, jugar con mis hijos, etc.?.

Entonces el genio le ofreció: «En ese caso, te puedo dar 1000 millones a cambio de tus ojos».

El zapatero respondió asustado: «¿Para qué me sirven 1000 millones si no voy a poder ver el amanecer, ni a mi familia y amigos, ni todas las cosas que me rodean?».

Entonces, el genio, le dijo: «Ah hermano mío, ya ves qué gran fortuna tienes y no te das cuenta«.

Así que, ¿qué puedes agradecer que estás dando por hecho? ¿Cuántas cosas tenemos que no las apreciamos hasta que las hemos perdido? Quizá tienes una casa donde estás pasando estos días, una cama, comida, luz y electricidad, aparatos electrónicos que te permiten estar conectado. Estás con alguien, o quizá en tu propia compañía. Tu cuerpo funciona, y además trabaja para tí sin que tu tengas que ser consciente de ello…

Cuantas cosas están cambiando estos días, lo que antes dábamos por hecho como salir a la calle, ir a trabajar, estar en la naturaleza, tomar algo en un bar, ahora lo tenemos prohibido, así que quizá podemos dejar de pensar que son un derecho y agradecerlos como un regalo o una oportunidad.

Para superar esta situación vamos a poner cada uno lo mejor de nosotros para que sea eso lo que se contagie y nos conecte con la parte más humana. Una buena opción es agradecer, así que te animo a ello.

Y voy a dar ejemplo, así que te doy las gracias por leer este artículo, por estar ahí, por tener la inquietud de conectarte con la gratitud, por aportar lo mejor de tí mismo, de ti misma. Gracias porque entre todos estamos consiguiendo una nueva humanidad, una nueva sociedad, una nueva vida en la que todos los seres somos felices.

Gracias, gracias, gracias

Imagen de una Tarjeta original realizada por Malen Ortega

5 Comentarios

  1. Qué hermoso Lupe querida, qué necesario tomar conciencia, darnos cuenta de todo lo qué nos es regalado. Te quiero mucho y doy GRACIAS por habernos encontrado.
    Un abrazo inmenso, qué algún día en algún lugar, ya nos daremos.

  2. Gracias, apreciada hermana del Camino, por ayudarnos a tomar conciencia del valor de la Vida.

    A veces ponemos la atención en lo que deseamos conseguir y no nos damos cuenta del momento presente y todos sus enriquecedora matices.

    Tal vez pudiéramos vivir en la eternidad saboreando lo que percibimos en este momento continuo, continuo, continuo, …, agradeciendo, reconociendo y agradeciendo de nuevo.

    Gracias, preciosa Luz en el Camino.

  3. GRACIAS GRACIAS Y GRACIAS.
    GRAN SABIA QUE ERES VIDA TE AMO AMOR AMOR AMOR

    QUE SE CUMPLA EL PLAN DE VIDA SALVACION Y DICHA QUE LA LUZ PAZ Y ALEGRIA CAMINEN A MI LADO Y TODOS
    TENGAMOS UNA SONRISAS EN UN NUEVO GOBIERNO MUNDIAL SIN MONARQUIAS SIN ESCLAVOS…..

    GRACIAS CREADOR DE LA MAGIA DE LA VIDA DEL ALMA VERDAD DEL CIELO.

Responder a Lupe Lizaso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *