«PERSEVERENCE»

«PERSEVERENCE»

« Los «urras» ayer en la NASA eran también los nuestros. Alegría, como no podría ser de otra forma, de que el «Perseverence» haya puesto sus ruedas en Marte. La ciencia ensanche nuestra mirada, nos...

Nuevas ortodoxias

Nuevas ortodoxias

Leer un presente tan vivo e intenso como el nuestro es un ejercicio cada día más apasionante. Nunca hemos tenido además las posibilidades que el ahora nos brinda para compartir con el prójimo esa mirada...

Sobre series y pelis

Sobre series y pelis

El peligro de la adicción a las series y pelis puede ser que otros acaben viviendo nuestra propia vida. Nos puede llevar buena parte de la existencia por delante, darle un buen tarisco. Puede representar...

Una rosa de todos

Una rosa de todos

A los ciento dos años de la muerte de Rosa Luxemburgo

Eran los albores de la Primera Gran Conflagración mundial. Europa comenzaba a desangrase como nunca hasta entonces. La sangre la ponían los campesinos y obreros de unas y otras naciones, los asalariados que padecían similares...

Repensarnos

Repensarnos

Vuelve la amenaza de confinamiento. Los políticos ponderan en estos momentos críticos de la pandemia, la posibilidad de encerrarnos de nuevo en nuestras casas. No polemizaré sobre la enredada cuestión, sólo apuntar que el contacto...

A los Magos de la era COVID

A los Magos de la era COVID

Queridos Reyes:

Queridos Reyes: En los tiempos de prolongada reclusión, del temor y la incertidumbre tan empoderados, toma especial sentido vuestra “epifanía”, vuestra perenne manifestación de esperanza. Hoy buena parte de la humanidad humanidad busca un Belén en...

VACUNACIÓN EN MARCHA

VACUNACIÓN EN MARCHA

Desde ayer una anciana británica de 90 años camina ya con ella en su cuerpo. Deseamos lo mejor por supuesto para esa mujer de edad y para todas las personas que ya en Inglaterra, ya...

DORSAL“10”

DORSAL“10”

Si los futbolistas suben como un cohete a los cielos, si encuentran inmediata plaza en el Olimpo, habrá que apear a las grandes almas. No habrá espacio para los santos y santas de todos los...

CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD REUNIDAS

CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD REUNIDAS

Nadie se  sorprenda. No es un vulgar anuncio publicitario en medio de un muro donde mayormente colgamos nuestros  sueños. Es el anuncio de un asombro. Esa sencilla imagen esta  cargada de contenido. Cada uno de esos ...

OFRENDAR EL DOLOR

OFRENDAR EL DOLOR

A veces los dolores físicos se alían, se enlazan, toman uno a otro relevo. Puede no haber tregua, pueden no dar respiro. Nunca te canses del dolor, nunca renegar de él, pues él sabe cuándo,...

Exploro y comparto con gozo en estos tiempos de prolongado retiro interior. No obstante subrayar que la reflexión sobre el accidente que ahora presento, más que otros temas que habitualmente exploramos a la luz de la Sabiduría sin tiempo, es pura elucubración. Apenas he hallado información en los manuales de sabiduría arcana, teosófica… sobre la cuestión. Comparto por lo tanto hipótesis susceptible de error, por más que trate de ser inspirada por una Verdad superior. Esta es la sola Luz que nos alumbra.

Nada de la conjetura que sigue a continuación goza de autenticidad y por supuesto no debe aceptarse sin particular y severo discernimiento. La autenticidad sólo será si halla eco en nuestro corazón, si en verdad el postulado se aviene a la Verdad con mayúsculas que siempre perseguiremos. ¿Por qué escribo entonces? Sencillamente porque esta reflexión me ha dado paz y alivio. Ojalá esa paz y alivio puedan ser en el interior de otros/as hermanos/as.

La sabiduría divina es, por encima de todo, un ejercicio de lógica. Ese ejercicio de cabalidad me guía para intentar desentrañar la incógnita. Por una serie de derivadas vamos a llegar a la conclusión de que el accidente es una situación, a veces dura, que somos llamados siempre a aceptar e integrar. El accidente, no sólo la enfermedad, puede ser un expoleador de conciencia.

He aquí, paso a paso, los silogismos a partir de una premisa inicial, que constituye la base fundamental: “La Justicia divina siempre es. Nada escapa a ella. El accidente se puede producir, pero es siempre equilibrado por la Justicia superior.”

El accidente puede acontecer por más que no se encuentre necesariamente en el plan o contrato de vida. Puede hallarse una actitud proclive en base a un carácter inquieto. Que el Plan contemple el accidente, no quiere decir que sus consecuencias desnivelan la balanza kármica. Habitualmente un accidente es causado por una inconsciencia, por una actitud precipitada, por una falta de atención. Es aquí donde comienza la elucubración. Una falta de atención no se puede considerar, a la luz de la Ley, como una falta grave, luego y primera consecuencia, el accidente no puede aumentar nuestra deuda. No tiene peso kármico suficiente para desbaratar nuestra balanza.

Nosotros tenemos en la balanza un plato de felicidad por un lado y otro de necesarios sinsabores, como consecuencia del mal que hemos podido originar a terceros. Nosotros tenemos un plan de vida que no se establece más que en sus hitos más fundamentales, no se puede delinear al detalle porque entonces conculcaríamos nuestro propio libre albedrío. De la misma forma y por silogismo, no está establecida al detalle la forma de saldar nuestro balance negativo. En el discurrir de nuestros días y ésta es la principal conclusión que deseaba compartir, aún con el claro riesgo de equivocarme, los administradores del karma se sirven a no del accidente para contribuir a saldar nuestra deuda. La aportación sería por lo tanto: el accidente fortuito nunca supondría un aumento del karma, pero sí puede utilizado para saldar el karma pendiente.

Esta conclusión nos proporciona paz. A mí personalmente me la ha aportado y por ello comparto, aún a riesgo de equivocarme. Nos lleva a discernir que no hay dolor gratuito, que todo dolor equilibra lo pendiente, que puede ser emancipador y ayudarnos en definitiva a labrar un futuro más feliz.

Avanzamos aún con todos nuestros interrogantes, avanzamos unidos/as hasta que una Luz más clara se haga presente entre nosotros/as. El dolor traiga siempre su debida recompensa en forma de un acrecentamiento de nuestra conciencia.

Artaza 1 de Abril de 2020