Adelante, siempre adelante

Adelante, siempre adelante

Cuando sentimos la fuerza que nos mueve.
Cuando los latidos de nuestros corazones repican fuerte y creemos y confiamos, entonces y solo entonces, desaparecen las dudas, divisamos el horizonte y se abre el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *