Armonia

El verdadero Trabajo es aquel en el que participa el Amor.

Armonia

Cuando uno trabaja para otros, uno usa Energía Divina, que no re­ quiere pago alguno. Por lo cual el no debía ser pagado tampoco. Si algo le es dado, será como regalo de Amor y no como pago.

Todo lo que se hace sin Amor es una transgresión. Todo lo que es tomado sin Amor es un robo. Todo lo que es hecho con Amor tiene significado.

El Trabajo debe hacerse sin ningún interés material. Entonces seremos libres e independientes. La nueva moralidad requiere completo desinterés.

Aquel trabajo que se hace por dinero no es Divino. Aquel trabajo en que no está envuelto el dinero, es Divino. Cuando ustedes van a trabajar para alguien, ustedes deberían decirle: «Yo trabajaré gratis». Completen su trabajo y luego váyanse.

Todo país necesita ideas nuevas para que llegue una Nueva Cultura que los transforme, eliminando las prisiones y las horcas.

Todos trabajarán sin necesitar ser pagados. Esto sucederá en el futuro.

¿Durante cuánto tiempo seremos atormentados? Hasta que comencemos a trabajar por Amor. Yo seré el primero en ir al campo y trabajar durante cinco horas sin recibir remuneración. Si todos hacemos eso, pronto seremos una nación avanzada. Si todos los hombres y las mujeres actúan de ese modo, ¡imaginen en lo que se convertiría Bulgaria!

El verdadero Trabajo es aquel en el que participa el Amor.

A veces las personas se comportan de modo raro. Cuando se tornan religiosos y espirituales, ellos abandonan el trabajo, dejan de servir. Esto no es correcto. De ahora en más ustedes deben comenzar a trabajar, y sin recibir pago.

La verdadera moralidad implica que todo lo que hagan los seres humanos debe ser dictado por el Amor. Donde no hay Amor hay crimen, falsedad y maldad.

¿Por qué no vivimos todavía en un mundo de armonía? Ahora estamos entrando en la harmonía. La nueva humanidad que vendrá en el futuro es un emisario del nuevo Cielo, la nueva Tierra y el nuevo orden de las cosas. El primer artículo de la constitución en el Cielo dice: «Ustedes no trabajaran por dinero».

¿Cuánto le pagan al rio que riega sus jardines? Si los ríos pueden servir sin pago, ¿por qué no pueden ustedes hacer lo mismo? Uno debe comprender esto desde su punto de vista más amplio. No esperen dinero por su trabajo. No esperen gratitud ni apreciación: esto es lo mismo que esperar un pago. En su lugar, ustedes deben trabajar sin esperar nada. Cuando alguien les agradece por su trabajo, ustedes han sido pagados. Y si no les agradecen, ustedes recibirán su bendición en el futuro. Cualquier trabajo que hagan, ya sea físico o espiritual, ustedes deben hacerlo con Amor y buena voluntad. El estudiante espiritual no tiene permiso para estar holgazaneando.

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *