Como Dios Ama.

Colocar a Dios en el lugar más elevado dentro de su alma.

Como Dios Ama.

Si ustedes quieren llegar al propósito intrínseco de las cosas, para liberarse de las ataduras de la vida, ustedes deben amar a Dios. En realidad, el Amor es el camino que lleva al conocimiento genuino. No se preocupen por el amor que esclaviza a las personas. Ese pertenece al mundo, y ustedes ya lo han experimentado.

El Amor divino no crea contradicciones en la vida. Los hará fuertes y llenos de poder espiritual. Los hará ciertos en sus pensamientos. El Amor Divino comienza del siguiente modo. Un amigo se acerca a ustedes y les lee dos estrofas que él ha escrito. Ustedes deben ponerse en su lugar y alegrarse por el tal como si ustedes las hubieran escrito. Pero en realidad, ustedes no se alegran y se preguntan «¿Por qué no se me ocurrió a mí?» Alguien ha pintado un cuadro y se los muestra. Alégrense por él. No se digan: «¿Por qué no lo hice yo?» Alguien ha recibido una herencia, alégrense por esa persona. Alguien se ha vestido con hermosos ropajes, estén alegres. Ustedes deben considerar los pensamientos y sentimientos de sus hermanos como si fueran los suyos propios, y tomarlos como si fueran sagrados para ustedes.

Cedan bajo la fuerza del Amor que está dentro de ustedes. Esto implica colocar a Dios en el lugar más elevado dentro de su alma.

Su idea fundamental debería ser: amar como Dios ama. Si ustedes entran en el Mundo Divino con su amor humano, no lograrán nada.

Una de las cualidades del Amor Divino consiste en que aquel que tiene este Amor dentro de si no puede caer en la tentación o el desvío. Nadie puede tentar a aquel en cuyo corazón habita el Amor. La persona que tiene el Amor Divino es absolutamente inviolable. Aun las bestias salvajes conocen el Amor, y cuando encuentran el Amor en su camino, se hacen a un lado.

Cuando el Amor pasa de un reino al otro, crea sufrimiento. Aquel que entienda esta Ley nunca se sentirá desanimado.

Cuando los discípulos desean obtener el conocimiento traído por el Amor, ellos deben quitarse sus viejas vestiduras, o sea todo el sufrimiento innecesario y renunciar a su egoísmo.

El Amor es el primer requisito, a través del cual uno determina sus propias condiciones.

Amar significa estar en harmonía con el Mundo Divino del Amor, con el Mundo del Amor de los Ángeles, y con el mundo humano del Amor, o sea con todas las buenas personas.

Uno debe saber cómo manifestar el Amor Divino. Tiene miles de formas para manifestarse y uno debe conocerlas a todas.

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *