El carácter.

El carácter es una combinación de virtudes.

El carácter.

La posesión más preciada del hombre es su carácter. El hombre debe pasar necesariamente por el fuego de las pruebas y sólo cuando pasa por ese fuego y soporta sus pruebas puede adquirir un carácter valioso, firme, inquebrantable. Sólo entonces tendrá un hogar eterno donde vivir.

El carácter, en el sentido más profundo de la palabra, es todo lo sabio que el espíritu humano ha inscrito y grabado profundamente en el alma humana.

El carácter es una combinación de virtudes.

Recuerda una cosa: la fuerza natural que puede hacer poderoso al hombre es la fuerza de sus virtudes. Las virtudes son los grandes recursos en torno a los cuales comienzan a circular las poderosas fuerzas de la Naturaleza Viva.

Por lo tanto, se entiende por «hombre» la suma total de todas las virtudes.

Aquel que no representa tal suma total de virtudes no puede ser llamado un verdadero hombre.

El hombre de hoy todavía no ha alcanzado la posición de ser un verdadero hombre. La naturaleza animal predomina más o menos en él. El verdadero hombre se manifestará a partir de ahora.

El hombre de hoy todavía no puede controlarse. Todavía actúa con demasiada brutalidad. Todos los crímenes que el hombre comete hoy se deben a la naturaleza animal que lleva dentro. Y tiene que esforzarse mucho para liberarse de la naturaleza animal, para superarla.

El hombre, sin embargo, es una combinación de virtudes y no de crímenes.

El hombre, en sí mismo, por su nacimiento y por su naturaleza, es algo grande.

Dios, limitándose en sí mismo, creó al hombre. Pero con la creación del hombre apareció el sufrimiento en el mundo, porque donde hay limitación también hay sufrimiento.

El hombre es algo grande.

Si comprendieras al hombre, si creyeras en él, no en su apariencia, que se manifiesta exteriormente, verías lo grande que es el hombre. Porque lo que puede verse en el exterior es sólo una expresión de ciertos pensamientos, sentimientos y actos. El hombre no es lo que hoy se cree que es. No es simplemente un ser material que desaparece con la muerte. Lo que muere no es el hombre.

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *