En las Montañas.

Una transformación debe llevarse a cabo en ustedes.

En las Montañas.

Hoy fuimos a una caminata primaveral con nuestro amado Maestro, algo que a todos nos agradaba sobremanera. Salimos temprano de madrugada, subimos el empinado camino cuando todavía estaba fresco, y recibimos al Sol naciente en la cima de la montaña. Hicimos nuestros ejercicios, tras lo cual nos sentamos cerca del arroyuelo que fluye entre el verde pasto y las flores. Uno podía sentir la cercanía de los picos montañosos desde los que bajaba una fresca brisa. Las zonas nevadas brillaban bajo el Sol en ciertos lugares. Todos podían sentir el latido de la gran vida, la fuerza que provenía de la Naturaleza.

En la conversación, el Maestro dijo:

Cuando uno trepa en lugares elevados, ya que hay distintos caminos algunos planos y otros escarpados, codos los órganos son activados y uno se vuelve más saludable.

En la primavera temprana, observen el color violeta de la nieve sobre las montañas. Esto se debe a la afluencia de prana, ya que este es su color.

Hoy en día muchas personas suben a las montañas. La generación joven que visita las montañas en Bulgaria puede ser confiada.

Los picos altos son centros dinámicos. Representan una reserva de poder que será utilizada en el futuro. Los picos de las montañas están conectados tanto con las fuerzas internas de la Tierra como con las fuerzas cósmicas. Al mismo tiempo, son bombas que absorben toxinas. Si ustedes no se sienten bien, vayan a una montaña y se sentirán refrescados y revitalizados.

Cuando construimos las fuentes en las Montañas Rila, nosotros las imbuimos con las nuevas ideas. Todo aquel que beba de su agua percibirá algo de esas ideas.

Hubo un tiempo en que los elefantes, mastodontes, leones y tigres caminaban por aquí en la península Balcánica.

Todas las montañas en la península Balcánica están siendo nivela­ das, y tras cierto tiempo se convertirán en campos, mientras que los campos se convertirán en montañas.

En el pasado, el monte Vitosha era más alto de lo que es ahora.

Cuando vayan a una montaña, quédense en el lugar que más los atraiga.

Cuando personas impuras tratan de ir a lugares puros, no son admitidos. El clima se deteriora y se ven forzados a regresar a sus casas.

Si ustedes están caminando por las montañas, mantengan sólo un pensamiento en sus mentes. Si tres o cuatro pensamientos entran en sus mentes, ustedes trastabillarán. Nunca contemplen pensamientos malos o negativos cuando se hallen en las montañas.

En las montañas hay lugares en donde, si uno se queda en ellos, uno recibirá inspiración. Se pueden obtener grandes beneficios a través de esta actividad.

Hay ideas y pensamientos que se manifiestan a una elevación de 3000 metros. Otros se manifiestan a 3200 o 4000 metros. Ustedes pue­ den verificar esta Ley.

Si ustedes suben a los Himalayas y reciben ciertas ideas típicas de los 5000 metros, ustedes sabrán, sin duda, que se hallan a los 5000 metros. Por ejemplo, si una persona carnívora sube a la montaña y de repente siente la inclinación de dejar de comer carne, esto indica que ha llegado a la elevación en la cual esta idea apareció, o sea que ha llegado a los 8000 metros. Cuando uno llega a los 9000 metros, uno se olvida su nacionalidad. Cuanto más alto uno suba, tanto más sublimes serán los pensamientos que ocuparán su mente.

Aquellos lugares a los que nadie ha llegado son bellos. Busquen esos lugares. Hay algunos lugares en las montañas Rila en los que se encuentra algo de este elemento primordial, y si uno llega a ese lugar, uno será rejuvenecido instantáneamente. Algún día ustedes llegarán a ese lugar, y una nueva época de su vida comenzará. Hay vórtices en la Naturaleza que les transmitirán a ustedes fuerzas sublimes.

Si subimos a una montaña para percibir lo que Dios quiere de nosotros, esta subida tiene sentido. Y cuando bajamos al valle para llevar a los demás lo que hemos recibido en la montaña, este descenso tiene sentido.

Hemos venido a la montaña a disfrutar en el dominio de nuestro Padre. Olviden todo lo viejo. Una transformación debe llevarse a cabo en ustedes. Todo aquel que sube a la montaña debe liberarse de un mal hábito, una limitación o un dolor.

El Mundo Divino es mucho más bello que la más bella montaña y que el lugar más bello en la Naturaleza.

Todos los centros espirituales en las montañas Rila, en los Alpes, los Himalayas y otras montañas están conectados. En las montañas Rila hay gran diversidad. Hay lugares en los que ninguna persona ha pisado.

Miles de años atrás, los Seres Avanzados sabían que nosotros iríamos a los Siete Lagos de las montañas Rila y los prepararon para nosotros. Los picos Rupite19 son bellos. Parecen una gran ciudad. Ellos constituyen el lugar más sagrado en estas montañas. La palabra «Rupi» incluye la raíz «ruh» que significa «el lugar en que mora el Espíritu». En el Rupite se halla una escuela esotérica.

La región entre el río Beli Iskar y los Rupite, el área llamada Skakavtsi, es el santuario de las montañas Rila. Allí se encuentran lugares inaccesibles.

La escuela esotérica más antigua se halla en las montañas Rila. Los Himalayas son montañas más jóvenes. Desde allí, los iniciados vienen a Rila para continuar sus estudios. Hay una Universidad antiquísima que se halla en las Rila. Los iniciados de los Himalayas vienen a estudiar en las bibliotecas de Rila. También hay una escuela en los Alpes, pero la más antigua es la de Rila. Los seres que habitan allí tienen cuerpos etéreos.

El conocimiento está almacenado en las montañas Rila. Las culturas de Egipto e India se originaros en Rila y luego se esparcieron. El futuro incluye mucho por aprender. ¿Cuál es el significado de estos centros sagrados? Ellos están trabajando para la Nueva Cultura. Estos Seres Luminosos que habitan en las montañas no son vistos por las personas, salvo cuando estas sientan Amor hacia Ellos.

 El Maestro señaló los grandes valles y picos frente a nosotros y dijo:

Si vuestros ojos estuviesen abiertos, ustedes verían aquí imágenes de «Las Mil y Una Noches». Seres Inteligentes están presentes aquí. Ustedes deberían establecer contacto con ellos. Salúdenlos y diríjanse a ellos con las siguientes palabras: «¡Hermanos Luminosos, los saludamos y deseamos que Dios los bendiga!» Y ellos les responderán: «Que se cumpla en ti lo que nos has deseado».

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *