La fuerza mágica del Amor.

Capítulo 8. Trabajar, descansar?

La fuerza mágica del Amor.

Aun el amor que el hombre manifiesta externamente, no es otra cosa que la expresión del amor divino. Del grado con que el hombre manifieste su amor, depende cómo lo amarán los demás.

Cuando generosamente expresa su amor, el hombre se cansa y requiere descanso. En tal sentido, el amor es un trabajo del que se debe descansar un corto tiempo. Si descansa, nuevamente podrá comenzar a trabajar, es decir, a amar. Entonces, el amor es un gran trabajo en el mundo. Amar a alguien significa trabajar por él, liberarlo de la incomodidad y las dificultades. Si esto no se puede hacer, entonces no se ama como se debe.

Muchas cosas se han dicho sobre el amor. Diremos una cosa más. El amor es una moneda de cambio en las manos del hombre. Esta moneda puede caer en las manos de un rey o en las de uno de sus criados. Cuando el amor se encuentra en las manos del criado, éste se convierte en rey y comienza a dar órdenes. El propósito del hombre es saber cómo manejar el amor. Como moneda de cambio, el amor oculta grandes riquezas que el hombre debe aprender a usar. Hoy los hombres tienen en sus manos esta moneda y, pese a ello, son pobres. Un día, cuando obtengan el conocimiento de cómo aprovechar bien esta moneda del amor, se enriquecerán tanto, que todos los seres vivos, todas las fuerzas de la Naturaleza, los visitarán: las hormigas, los grillos, las aves, el viento, la lluvia, etc. ¿Cómo tratarán a estos seres? Según su naturaleza y necesidades. A los que tienen frío los abrigarán, a los que tienen calor los refrescarán, a los que tienen hambre les darán de comer y a los que están satisfechos los mandarán a trabajar. ¿Dónde podrás encontrar el amor manifestado en su grado superior? En el hombre. En los seres humanos, el amor se manifiesta mediante grados distintos. En unos se manifiesta más y en otros, menos. El conocimiento y el amor tienen sus grados. Quien trabaja más tiene más amor y mayor conocimiento.  

Peter Deunov. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *