La vida está dentro de nosotros .

La Vida sólo puede ser buena. No hay vida mala.

La vida está dentro de nosotros .

La Vida es libre, intangible, continua. Nunca cesa. Entra y sale constantemente. Y si la Vida no entra y no sale, el hombre no puede unirse con su entorno.

La Vida que está dentro de nosotros es perfecta.

Los placeres, las pasiones, los pensamientos y las emociones incorrectas limitan la manifestación natural de la Vida.

La Vida sólo puede ser buena. No hay vida mala. Cuando se dice que hay que mejorar la Vida, es una idea errónea. En su esencia, la Vida no es ni buena ni mala. Puede haber mezclas en la vida, pero no se vuelve ni mejor ni peor. La Vida fluye de Dios y vuelve a Él. Por lo tanto, en su esencia, la Vida es absolutamente pura.

Los cambios que entran en la Vida causan los resultados malos. Entonces hablamos de vida mundana, de vida espiritual, de vida temporal y eterna.

Pero la Vida en sí misma no es ni mundana ni espiritual. Cuando la naturaleza animal predomina en el hombre, entonces la vida se vuelve mundana. Y cuando en él predomina la naturaleza sabia, la vida se vuelve espiritual, pues la vida en el hombre se distingue de la vida en los demás seres por su inteligencia.

La palabra Vida, de hecho, significa inteligencia. Donde no hay inteligencia, no hay Vida. Donde hay inteligencia, incluso en su manifestación más débil, también hay vida.

La Vida inteligente es la vida inmortal, la vida sin sufrimiento ni tortura.

Esta Vida, de hecho, es la suerte del alma del hombre. Esta Vida no tiene confusión, sino actividad constante.

La Vida en sí misma es una unidad.

La vida física, la vida espiritual y la vida divina son tres grandes manifestaciones de la Vida indivisa.

Estas tres clases de vida difieren en sus naturalezas, en sus objetivos y en sus fines.

La vida física cambia y se modifica constantemente. Es la vida de la superficie del agua, de las olas del mar.

La vida espiritual se modifica, pero no cambia. Es la vida de las profundidades del mar.

La vida divina ni se modifica ni cambia.

Todas estas manifestaciones de la vida están estrechamente relacionadas entre sí. Son partes de un todo, de la Vida Ilimitada completa.

Para que un hombre pueda comprender la Vida y así ser útil a sí mismo y a los demás, debe comenzar por la vida física y pasar gradualmente a la Vida espiritual y divina.

Quien no ama la vida física no puede tener ninguna relación con la luz, porque la energía de la luz está almacenada en el mundo físico – en las plantas y en los frutos. La salud de la vida física comienza con el uso correcto de la luz almacenada en plantas y frutas. En pocas palabras, comienza con una alimentación correcta.

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *