Las Leyes del Pensamiento.

Uno debe alimentar los Pensamientos Divinos.

Las Leyes del Pensamiento.

Una vez surgió una pregunta acerca del pensamiento. El Maestro dijo:

Uno puede percibir telepáticamente los pensamientos de una persona usando la radio interior. Estos son pensamientos ordinarios. En comparación con los Pensamientos Divinos, los humanos tienen mayor longitud de onda y menor frecuencia de vibración. Ellos no pueden llegar muy lejos. Comparativamente, los Pensamientos Divinos tienen longitud de onda más cona y frecuencias más elevadas, por lo cual pueden penetrar todos los demás pensamientos. Nada ni nadie puede obstruirlos.

A veces vemos que los pensamientos de una persona solo han llegado dos pies por encima de su cabeza antes de detenerse, pero aun así esta persona dice que ha rezado.

Nadie puede oponerse a los Pensamientos Divinos. Ellos siempre alcanzan su destino.

Uno debe alimentar los Pensamientos Divinos. Uno debe pensar tal como Dios piensa.

Amar implica pensar. El Amor contiene dentro de si al Pensamiento Divino. El modo en que ustedes entienden y sienten el amor, no es Amor. El Amor contiene el Pensamiento Divino que resuelve todas las dificultades y elimina todos los obstáculos. El Amor que no trae el Pensamiento Divino no es Amor sino ignorancia, es la falta del Amor. Por lo tanto, si ustedes tienen Amor Divino, ustedes también tendrán Divinos Pensamientos. Por lo tanto, cuando yo hablo acerca de percibir el Amor Divino, yo también pienso en el Pensamiento Divino que será realizado dentro de nosotros.

Una de las Leyes dice: A fin de mejorar vuestra situación, piensen, porque el Pensamiento Divino es la Realidad que producirá una poderosa influencia. Cuando sientan la oscuridad dentro de ustedes, cuando estén tristes, acepten los Pensamientos Divinos. ¿Por qué sufren? Porque no tienen Pensamiento Divino. ¿Por cuánto tiempo sufrirán? Hasta que lo acepten. Todas las dificultades son resueltas por este Pensamiento.

Si ustedes aman a los demás, ustedes poseen Pensamiento Divino. Si ustedes los odian, no lo tienen. Todo aquel que no piensa es un esclavo. Pero cuando digo «piensan» me refiero al «Pensamiento Divino». Toda persona que piensa es un amo. Ustedes dicen: «Yo quiero ser bueno y tener conocimiento». Comiencen a pensar y lo lograrán. Con nuestros pensamientos podemos ayudar en la elevación de una nación y de la humanidad.

El pensamiento se desplaza a grandes velocidades. En contraste, la velocidad de la luz se asemeja a un carro tirado por búfalos.

Hay una Ley que dice: Cuando haya lazos que los aten, córtenlos ni bien aparezcan, no esperen a que crezcan y se transformen en sogas. Esto se refiere a los pensamientos negativos que pueden presentarse. Pensar que uno se enfermará es un buen ejemplo. Inmediatamente reemplacen este pensamiento con uno positivo: «Yo estaré saludable». Cuando aparezca un pensamiento como: «Yo estoy envejeciendo», inmediatamente reemplácenlo con el pensamiento positivo: «Yo rejuveneceré». Cuando el pensamiento «Tu eres malo» se asome, reemplácenlo por «Yo soy bueno». Cuando los pensamientos negativos entran en sus mentes, cada uno de ellos es como un hilo. Y cuando muchos de esos hilos son agrupados, se convierten en una gruesa soga que ustedes no pueden corcar y los mantendrá atados. Pero si corcan cada hilo inmediatamente, ellos no podrán agruparse en una soga.

Si ustedes carecen de conocimiento, ustedes siempre serán víctimas de los pensamientos de los demás. A veces ustedes comienzan el día sintiéndose felices, pero luego atraviesan una calle por la que pasó una persona con pensamientos negativos, y ustedes comienzan a sentirse mal.

continúa…

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *