Los Sentidos.

Una hermana compartió su temor a las visiones.

Los Sentidos.

Uno de los hermanos compartió la siguiente experiencia: «Una tarde me acosté y me quedé dormido. Soñé que un amigo mío se dirigía hacia mi casa desde el centro del pueblo. Yo lo seguí en mi sueño durante todo el camino hasta que llego a mi casa y toco a la puerta. Entonces desperté y le dejé entrar».

El Maestro explicó:

En este siglo hay mucha percepción. La radio nos da ideas acerca del mundo Espiritual, y la televisión acerca de la clarividencia. Necesitamos una escuela que explique la clarividencia. Pero esto no sería para todos.

No todas las personas se desarrollan a la misma velocidad: los dotados aprenderán más rápido. Por ejemplo: ustedes le pueden enseñar a una persona a tocar un instrumento, pero es posible que esa persona no tenga el don necesario para convertirse en un músico real. Todos reciben dones, pero el grado de desarrollo varia de persona a persona. Uno necesita aprender. El sistema nervioso de los seres humanos necesita ajustarse de acuerdo con el desarrollo de esos dones. Se necesita un sistema nervioso más sensible. El sistema nervioso de una persona espiritualmente avanzada es más sensible, y es capaz de recibir las ondas cortas, de recibir las transmisiones que vienen de a lo lejos.

Una hermana compartió su temor a las visiones.

El Maestro dijo:

Tu miedo demuestra que aún no estas lista para que el otro Mundo se te revele. Los centros de comunicación con el otro Mundo aún no están desarrollados en los humanos. Estos necesitan ser desarrollados. Nosotros y somos capaces de conectarnos con el Mundo Invisible. El Mundo Invisible ya ha instalado su nuevo equipo.

Ustedes deben aprender cómo tratar con los dos grandes Poderes: Inteligencia Cósmica y Amor. Si ustedes tienen fe en ellos, sus ojos se abrirán. Yo deseo que sus ojos se abran. Pero ¿cuándo sucederá esto? Cuando ustedes sean fuertes, suficientemente fuertes como para que el Nuevo Mundo que se presentará frente a ustedes no les cause temor. Por ejemplo: un Ángel se aparece a una persona y le dice que hacer. Esa persona puede resolver rodas las contradicciones y curara todas las enfermedades. Esta persona es fuerte porque un Ángel se le apareció.

Como clarividentes, ustedes experimentarán muchos sufrimientos. Ustedes no solo verán las cosas buenas, sino también las malas. Sabiendo esto, el Mundo Invisible no despierta en ustedes aquellas habilidades para las que ustedes no están listos. Por lo tanto, no deseen que sus ojos se abran prematuramente. Comiencen por esto: ver en todos lo bueno, solo lo positivo.

El método de la Hermandad de la Luz es este: ustedes deben desarrollar las doce Virtudes básicas antes de estar listos para desarrollar la clarividencia. Si ustedes tienen un bello corredor adornado con bellas pinturas pero que se halla en’ la oscuridad, ¿de qué les servirá? Pero cuando llega la luz, el bello corredor y las bellas pinturas serán visibles. Si la luz entra, pero el corredor no posee adornos, no tiene las bellas pinturas, la vista no será bella, será desabrida. Lo apropiado es que el corredor este adornado y bien arreglado antes de encender la luz. Estoy hablando de modo simbólico.

Si ustedes desean unirse con los Seres del Mundo Invisible, ustedes deben despertar sus sentidos espirituales. Dentro del cuerpo, particularmente dentro del cerebro, hay poderes ocultos que necesitan ser desarrollados. Solo es necesario que una persona con temple las grandes preguntas espirituales durante una hora por día a fin de que pueda comenzar a ver el mas allá. Esto quiere decir que solo hace falta que ustedes entren en un estado de paz interior, separándose del mundo físico, para que puedan percibir el mundo espiritual. Todos pueden ser clarividentes, pero para lograrlo, uno debe separarse y aislarse de todas las impresiones del mundo físico. De otro modo, en el momento en que ustedes estarían listos para ver algo del Mundo Invisible, algo del mundo físico llamaría su atención y ustedes no podrían ver nada.

Continua en el proximo dia de publicación.

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *