¡¡¡No eliminar nada!!! Antes comprender, Amar.

Pero la historia lo juzgará, y juzgará a todos, a los capitalistas y a los comunistas, pondrá a todos en el mismo cesto y siempre se hace justicia.

¡¡¡No eliminar nada!!! Antes comprender, Amar.

Querer eliminar a los ricos para quedarse con lo que tienen y vivir como ellos, ¿acaso es una forma correcta de entender las cosas? Cuando se está en la miseria se combate a los ricos, pero cuando se es rico, ¡ya no se les combate! En realidad, deberíais oponeros a los ricos y repartirlo todo cuando sois ricos. Pero hablar mal de los ricos cuando se está en la miseria es demasiado fácil. Lo mismo les sucede a las chicas feas que critican a las guapas; las critican porque se sienten feas. Si fuesen guapas no criticarían la belleza.

Así pues, derribar a los capitalistas diciendo: « ¡Viva el comunismo!» y oprimir al pueblo aún más cruelmente que los predecesores, no, no puede ser. ¿Cómo se justificarán los comunistas ante la historia? ¡Porque todo está grabado! Cada día se ven más libros y films que muestran cómo, después de haber forzado a la gente a confesar crímenes que nunca habían cometido, se les condena injustamente. Pero la historia lo juzgará, y juzgará a todos, a los capitalistas y a los comunistas, pondrá a todos en el mismo cesto, y justificará a aquellos que trataron de enriquecerse para poder dar esas riquezas a los demás, realizando así grandes cosas por la felicidad de la humanidad.

Por otra parte esa verdad debe ser comprendida y aplicada en todos los ámbitos. Mirad: todo el mundo quiere estudiar, instruirse, ganar dinero para hacerse estimar y respetar, porque donde se presenta un hombre rico, instruido o poderoso, se abren las puertas. En todos los ámbitos, encontramos la eterna tendencia a querer convertirse en capitalista, es decir a poseer, a dominar, a adueñarse. Eso toma diferentes formas: para unos es la riqueza, para otros es el poder, el gobierno, para otros el conocimiento… El conocimiento quizás pertenezca a un nivel superior, pero en el fondo se trata de la misma tendencia: llegar a ser rico para imponerse. Sí, los que son sabios se comportan exactamente como los ricos: a menudo son separatistas, despreciativos, y en absoluto fraternales. 

Omraam Mikhaël Aïvanhov.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *