Próxima etapa humana.

La próxima estación en el desarrollo del hombre será Sirio.

Próxima etapa humana.

Si el hombre desapareciera realmente con la muerte, ¿para qué filosofar tanto sobre él? En ese caso sería sólo una cosa, un objeto, un autómata que mañana se convertiría en polvo. Que el hombre muere y desaparece fue la primera mentira que se introdujo en el mundo.

Hay algo dentro del hombre que no muere, ni en este mundo ni en el del más allá.

Lo que no muere, lo que no decae, lo que no desaparece, eso es el hombre. No envejece ni rejuvenece.

Cuando hablamos del hombre, nos referimos al alma. Si hay algo divino en el hombre, es el alma radiante que piensa.

Si se le quita al hombre su alma inteligente y radiante, se convierte en un animal. No es diferente de un animal: come, duerme y, en resumen, tiene todas las necesidades y debilidades de un animal.

El hombre es un alma viviente, que tiene todas las potencialidades para la vida eterna, inmortal. Esta alma contiene en sí todas las capacidades, todos los procedimientos para el trabajo, y los imparte al cerebro y a todo el cuerpo a través del cual se manifiesta.

Por lo tanto, decimos: el hombre posee en sí mismo toda potencialidad para una vida inteligente. El hombre posee dentro de sí toda potencialidad para una vida de Amor. El hombre posee dentro de sí toda potencialidad para una vida de Verdad.

Cuando el hombre comienza a realizar todas estas capacidades, gradualmente se transforma; gradualmente progresa de una condición a otra. Asciende peldaño a peldaño: de un hombre ordinario a un hombre de talento, luego a un genio, después a un santo y finalmente a un

Maestro.

Hay grados de hombre. Con la palabra «hombre» no sólo nos referimos al ser que vive en la tierra.

Nos referimos a todo tipo de seres de características humanas.

El hombre existe no sólo en la tierra, no sólo en el sistema solar. Habita en todo el universo estrellado, en todos los soles y planetas. Los planetas y los soles están habitados por seres de diversos grados de inteligencia. No importa qué tipo de cuerpos tengan. Son seres inteligentes y pertenecen a la misma raza humana. Esta raza se desarrolla gradualmente. Muchos seres humanos de los otros sistemas están mucho más avanzados que los hombres de la Tierra, porque surgieron antes de la Gran Fuente Primaria de vida. Su sabiduría es tan grande que la cultura de los hombres de la Tierra, comparada con la de Sirio, por ejemplo, está todavía en pañales. Los hombres de hoy, comparados con los seres de Sirio, ni siquiera son niños todavía.

El hombre es un eterno caminante. La Tierra nunca ha sido ni será su única morada.

El hombre terrenal, después de completar su desarrollo en la tierra, no irá al «cielo». Viajará de sistema en sistema en el universo físico hasta que se desarrolle hasta su plenitud. La próxima estación en el desarrollo del hombre será Sirio.

Beinsa Douno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *