Acumular no ha de ser nuestro fin.

Acumular, podría ser nuestra finalidad, si ella fuera la de acumular conocimiento, amor y salud, para después como la madre naturaleza hace, repartirlo.

Acumular no ha de ser nuestro fin.

¿Por qué la gente sólo piensa en acumular? Pues porque continuamente se meten en situaciones complicadísimas que les conducen indefectiblemente a la catástrofe; por lo tanto, tienen que acumular todo tipo de cosas como previsión de los días aciagos. Si todos fuesen razonables, nadie sentiría la necesidad de acumular: cada cual dispondría de todo, en la cantidad que quisiera… e incluso los medios de transporte serían gratuitos. Se seguiría trabajando para no oxidarse, pero se trabajaría gratuitamente… Sí, gratuitamente, porque es tan agradable estar rodeado de gente que os recompensa por vuestro trabajo con sonrisas, con amor… ¡El dinero se eclipsa ante eso!

Por lo tanto hay que iluminar a los humanos para que pierdan esa necesidad de amasar más dinero y riqueza de la que necesitan. Cuando la humanidad se convierta en una familia, cuando las fronteras desaparezcan, esa necesidad de acumular también desaparecerá y no habrá ya injusticias. Ahí está, pues, la solución: que cada cual comprenda las ventajas de la fraternidad universal y trabaje para ella, como las células en el organismo que goza de buena salud.

OmraamMikhaël Aïvanhov.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *